Páginas vistas en total

sábado, 27 de junio de 2015

Shabbat shalom

 


   


    Después de una interesante tertulia ayer viernes aprovechando el fresco de la noche en la sierra gaditana y de empezar dos artículos para mi blog, al final me he decidido por este debido a una cuestion que me planteo mi amiga Rocio.
     
     Como muchos sabéis suelo desear feliz Shabbat en mi facebook, y esta amiga comentó que a ella le gusta el tema y me preguntó si me había hecho judía, a lo que le respondí que mi interés es sobre todo cultural (gastronomía, costumbres...) y como esta religión a influido a través del paso del tiempo en nuestra sociedad y nuestras cultura durante siglos. Ella alegaba que si no fuera porque ella era católica...y ahí lo dejamos. Y con este artículo lo que quiero es enseñarle que ser católica y participar de festividades y costumbres sefardíes es perfectamente compatibles. Tenemos el mismo Creador y su hijo Jesús era judío y todo lo que un sefardí actualmente hace lo hacia Jesús con su familia.

     Hoy mi hijo mayor ha leído una explicación en la pagina "Torah para vivir, Torat para crecer" que le ha gustado mucho y ha comprendido muchas cosas de esta celebración del Shabbat.

     ¿Por qué descansamos el Shabbat? Hay personas que piensan que es un simple día de descanso, sobre todo para la mentalidad católica, que habitualmente solo vamos a misa y poco mas.Un día para relajar cuerpo y mente de una dura semana laboral. Pero el Shabbat va mas allá.

     Según nuestra mentalidad ir a la playa, tomar un aperitivo con amigos, salir de ruta por la montaña o quedarse en casa leyendo o escribiendo, usando tecnologia (tablets, moviles, televisión ) y preparando las cosas de comida, lavadoras, limpieza para el resto de la semana es un día de descanso, pero estas actividades no están permitidas en Shabbat. Entonces ¿Cual es el objetivo del Shabbat y como nos recuerda que el Creador trabajó durante seis días y descansó el séptimo?

     Durante seis días de la creación el mundo estaba incompleto y durante este tiempo Di_s modelo y actuó sobre el universo, llegando al séptimo día el primer Shabbat de la historia, en el cual el mundo ya era perfecto y estaba en pleno equilibrio funcionando solo en perfecta armonía.

     Tras el pecado original, durante la semana ese mundo ya no era perfecto, había que trabajarlo para hacerlo habitable para el hombre, ganarse "el pan con el sudor de la frente". El mundo volvería a ser perfecto al final de los tiempos, en los que habrá un Shabbat eterno "Iom Shekuló Shabbat", y por eso una vez a la semana se celebra un pequeña muestra de este estado perfecto, que funciona sin la intervención de ningún esfuerzo humano. 

     El Shabbat por un lado es un día sagrado pero a su vez es físicamente placentero, es un día de fiesta, que nos vestimos con nuestras mejores galas, lo que diríamos aquí "vestido de Domingo", se hace una comida especial de fiesta y se celebra el día con todo el lujo posible, la mejor vajilla, manteles, candelabros, decoración, etc. Y esto se hace porque cuanto mas perfecto sea todo, mayor será el reflejo de la perfección del Creador, y a la vez cuanto mas santidad refleje este objeto por su perfección, mas se abrirá el cauce hacia el camino espiritual glorificando con ello la obra de Di_s.

     Es un día en el que el plano espiritual y el físico es perfecto como en el momento de la creación, el mundo está en armonía. Así en Shabbat se disfruta ambos planos para una mejor comprensión de la creación. Cuanto mas indulgente sea una persona con lo físico menos espiritual será. Pero en el Shabbat intuimos durante unas horas ese reflejo de la perfección que en su día el Creador nos regaló.

     Por lo tanto da igual ser sefardí o ser católico como mi amiga, podemos perfectamente seguir esta dinámica del Shabbat o hacerla un domingo, lo importante es comprender su profundo significado y aunque no lo hagamos todos los fines de semana, tratar uno de ellos de impregnarnos de esta realidad nos ayudaría de verdad a unir nuestro plano físico semanal con el espiritual del fin de semana y realizar un esfuerzo para equilibrarlo.

Shabbat Shalom.
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.