Páginas vistas en total

viernes, 18 de septiembre de 2015

Baúl de sastre






                Después de una periodo vacacional con sus subes y bajas de montaña rusa, empieza un nuevo “curso escolar” tanto para adultos como para niños. Mucha gente lo está deseando porque empiezan como ellos dicen la “rutina”, mientras otras protestan por encontrarse con esa rutina otoño-invernal.

                Ha sido un inicio preocupante con las noticias con las que estamos siendo bombardeados todos los días. Como bien comentaron el domingo, parece que no ocurre nada bueno en el mundo desde hace mucho tiempo, todas las noticias son sensacionalistas y malas, y no sabe uno si desentenderse del mundo y centrarte en tu ombligo familiar o seguir siendo espectador de lo que pasa en el mundo y estar todo el día angustiada, porque aunque algo podamos hacer, siempre será un granito pequeño, que junto a otros hace playa, pero agobiar te agobias.

                Hablando con una amiga, o con varias, porque suele ser un tema recurrente, ellas comentaban lo de vivir al día continuamente sin pensar en un mañana, y más que vivir al día, es ser conscientes del día en que vives, que creo que hay una gran diferencia. Si vives al día literalmente, sin planes de futuro por miedo a lo que pueda pasar, en realidad vives con otro tipo de angustia, porque las personas que no hacen planes de futuro no suelen tener ilusiones, y aunque a veces esos planes se trunquen, pero el poder organizarlo también sirve de relax a nuestra mente y les enseña a nuestros hijos la importancia de organizarse un poco la vida y luchar por algo que se ve en el horizonte. De la otra manera les estamos dando tal vez el ejemplo de lo que decían los romanos “comamos y bebamos que mañana moriremos”, o sea los estamos condenando a lo que criticamos, la satisfacción inmediata, sin tener más motivación y que a la larga frustra mas porque esa satisfacción inmediata es “pan para hoy y mucho hambre para mañana”

                En un mundo continuamente cambiante, que con los años se te hace muy empinada esa cuesta arriba de los cambios y tienes menos ilusiones o proyectos de cambio que cuando eras joven, y eso no nos lo deberíamos de permitir, siempre tenemos que tener la ilusión por hacer algo, porque ese es el motorcillo que nos da alegría, aunque sean pequeños proyectos que son los que mejor salida tienen, aunque muchos de nosotros tenemos un gran proyecto entre manos que son nuestros propios hijos, un gran proyecto y un experimento científico a desarrollar. Y si ellos no nos ven con ilusiones y deseos de conseguir cosas a largo plazo, también les contagiamos esa negatividad.

                Hoy es uno de esos días que me va a costar iniciar mi artículo y por eso el título que mas que “cajón de sastre” es un “baúl de sastre” tiene muchas cosas voy un poco errática, y al final hoy lo voy a dedicar al tema a la situación que está viviendo Europa con la llegada de los refugiados. Ya que a fin de cuentas, va un poco encauzado en como también organizamos planes de futuro y llega alguien y lo "jode" y a veces comprendo que te den ganas de tirar la toalla y pasar un poco de todo, pero eso sería muy agoista.

                 En este tema se me me mueve el corazón y las tripas, pero ya sabéis que soy analista y por lo tanto me gusta llegar hasta el fondo de las cosas y si bien veo bien que ayudarlos ante todo y me enfrento sin ningún problema a aquellos que se cierran en banda de una forma categórica a ayudar en esta situación apoyando su discursos en comentarios racistas y fuera de tono, sin recordar, que como he dicho antes, en este mundo cambiante los que están arriba y ahora como las gallinas, se cagan en los de abajo,pero algún día pueden cambiar de palo.

                Pero a la vez no dejo de pensar que tampoco podemos ser tan ilusos como pensar que esto es una jornada de puertas abiertas donde puede entrar todo el mundo. Se de amigos que asi puede que piensen y admiro la lealtad que tienen a sus principios de solidaridad y acogida, pero creo que no se debe de dar tan fácilmente carta blanca, por un motivo que creo que es muy razonable, ¿Qué plan tenemos para una llegada masiva? Podemos acoger familias poco a poco e ir estudiando sus casos y viendo que posibilidades tienen en una zona un otra de España, no de puede poner a un ingeniero a trabajar en el campo que no ha visto en su vida, o a un agricultor que ha vivido en un pueblo soltarlo en una gran ciudad, sin conocer el idioma y sin otra ayuda que unos pocos euros y en un ambiente que es hostil y sin poder defenderse adecuadamente. Se que cuando la gente se está muriendo, como está pasando la necesidad es apremiante, pero pensemos que le podemos hacer mucho daño, no los podemos meter en centros de acogida de cualquier manera, o en polideportivos, todos no son iguales, sirios, afganos, iraníes, que si que a la hora de subirse a una barca de goma y ahogarse todos son iguales, pero cuando llegan aquí y la cosa se sosiega cada uno tiene su circunstancia y no se les puede tratar como ovejas todas al mismo redil y ya tengo la conciencia tranquila. Eso puede dar lugar a guetos como ha ocurrido en Francia con los argelinos y otras poblaciones de emigrantes, que lo que se ha logrado es que en la tercera generación que ya debería estar integrada, nos encontremos a chicos muy radicalizados que son carne de cañón para rellenar las filas terroristas.

                No digo esa chorrada de que entran miles de terroristas, porque los terroristas viajan normalmente en primera, tienen dinero para ello, pero algún integrista puede que se cuele, pero eso está asumido. Ahora si no somos capaces de buscar una verdadera solución luego nos podemos encontrar problemas insalvables de falta de integración y de posturas radicales y eso tampoco es algo que se deba de dejar así a la buena de Dios. Ambas culturas tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, todas tienen puntos de intolerancia y de extremismo, pero al igual que los extremos se tocan, también tenemos muchas cosas comunes y cosas de nuestras culturas que podemos intercambiar.

                En estos casos pienso que cuando todo está tan revuelto es mejor buscar un punto medio que es donde está la virtud y sobre todo lo más importante de todo, buscar una situación real a lo que está ocurriendo en Siria y en los países del alrededor, las potencias interesadas en aumentar su poderío económico y con nuestro propio beneplácito al mirar para otro lado, han sacado los perros de la guerra a pasear para desestabilizar a estos países y sacar tajada pero cuando se sacan los perros así o los vientos de la caja de Pandora, luego recogerlos es muy difícil y además las consecuencias las estamos viendo, movimientos de población inasumibles por muy buena intención que tengamos. Y me temo que esto no tiene una solución a corto plazo, ojala la tuviera que firmo ya.

SHABBAT SHALOM