Páginas vistas en total

viernes, 29 de mayo de 2015

Acoso escolar





                Esta semana la noticia que más me ha impactado ha sido el suicidio de la adolescente en Usera por acoso escolar. Cada día están saliendo más casos en nuestras noticias sobre esta problemática en nuestros centros educativos, lo lamentable es que salen a la luz cuando ya se ha producido una muerte violenta de alumnos que se suicidan por no poder soportar la presión, lo que demuestra que esto es sólo la punta del iceberg de algo que está sucediendo en nuestra sociedad y en las familias mucho más profundo y arraigado de lo que pensamos, porque para que se llegue a esa necesidad de quitarse la vida hay por delante toda una serie de malos momentos que desencadenan tal desesperación y falta de respuesta que la única salida que se encuentra por parte del acosado es irse de este mundo donde no encuentra su sitio.

                La situación es complicada, porque aunque existan unos protocolos, la mayor parte de los padres no saben cómo actuar, al igual que los centros e incluso las delegaciones de educación y si actúan unos y otros muchas veces ya es demasiado tarde y el daño es muy profundo en la persona acosada. Estamos hablando de niños acosados desde muy temprana edad, en la que  no tienen mecanismos de defensa para esas problemática y padres que piensan que eso no les va a pasar a hijos suyos y cuando se encuentran con esa realidad están con las manos atadas por falta de formación y desconocimiento, pero hay que buscar entre todos una solución a un problema que está a punto de irse de nuestras mano.
                No podemos caer en el simplismo de pensar que siempre va a ser casos que se den en centros de zonas conflictivas, en niños de familias desestructuradas y que los acosadores vengan también de los mismos ambientes familiares. Se da en cualquier centro escolar, con padres de cualquier nivel educativo y económico y tanto acosados como acosadores pueden venir de cualquier tipo de familia, aparentemente adaptadas a la convivencia social. Y tampoco podemos pensar que siempre los niños que acosan son niños con problemas psicológicos a priori que les incapacite para distinguir entre el bien y el mal.

                Aquí debemos ir más allá de esa explicación basada solo en el entorno familiar o del barrio, hay que ir más bien a la educación en general y al modelo de sociedad en el que estamos todos incluidos.

                Una de las cosas que sabemos, es que con los recortes educativos que llevamos sufriendo hace años, los centros están saturados no solo de niños con una ratio que  a veces no se cumple, si de problemas para lo que no están preparados los profesores y éstos no reciben ayuda por parte de las delegaciones de educación a nivel psicológico para enfrentarse a esos problema.

                Pero todo empieza antes, cuando en el sistema universitario español una de las carreras que se considera “maruja” es precisamente la de Magisterio, cuando debería de considerarse la primera y principal carrera del sistema de formación para las futuras generaciones, porque si  no hay buenos profesores motivados, no habrá buenos profesionales motivados el día de mañana. Un buen médico puede surgir no solo cuando acaba la carrera de Medicina, puede surgir el día que entró en su colegio y tuvo buenos orientadores y formadores que le encauzaron en el camino que le llevo a ser un profesional en la carrera que ha elegido. Al igual que un buen profesional surge de una familia que está verdaderamente implicada en la formación académica de su hijo pese a todas las dificultades que eso conlleva y no piensa que el colegio es un mero cesto donde su hijo está incluido unas horas para que los padres trabajen o hagan lo que quieran y que además por ley es obligatorio hasta los 16 años. Si ya es bastante complicado motivar a los adultos tal como están las cosas, pedir que esos mismos adultos motiven y den a valorar la enseñanza que sus hijos reciben casi es pedir un milagro. Pero tampoco se han puesto las bases para que esta motivación y valoración se de.

                Yo ya no sé cuantos planes de estudio y cambios en el sistema llevamos y a cada cual peor, no hay nada más frustrante que el cambio habitual dentro de un mismo sistema. Para empezar la educación escolar debería de ser algo consensuado entre todos los partidos y para un largo plazo de tiempo a nivel nacional, y no que según el partido político que gane unas elecciones así será el modelo porque no hay quien se aclare y según en la zona que se viva del país se tienen las asignaturas con uno u otro contenido.

               Luego es vital la formación para los padres y profesores, más que para los niños porque el centro  escolar no es para educar, para educar son las familias y el foco del problema está dentro de las familias y es transportado a los centros escolares.
                
                  Existe un protocolo en los centros para estos casos, pero personalmente creo que es lento y además los alumnos muchos saben antes lo que está ocurriendo pero por miedo a ser acusados de chivatos o por la presión de los acosadores no suelen hablar del tema si no es entre ellos y hay que romper ese círculo vicioso con una política de formación para que los alumnos comprendan primero que es una situación que por no hablar pueden sufrirla ellos en otro momento y segundo que no son chivatos, y es fundamental reforzar la empatía y la solidaridad del grupo frente a los acosadores que normalmente son una minoría en clase pero protegida por el silencio y el miedo. El centro sabe perfectamente cuales son los alumnos conflictivos y su problemática familiar si la tienen y hay que hacer un seguimiento mucho más estrecho, no es cuestión de demonizar pero tampoco de mirar para otro lado y si ellos no pueden por falta de personal o formación hay que hacer casi lo imposible para que las delegaciones de educación se impliquen realmente en el problema. Y sobre todo, hay que dejar de oír la famosa frase “son cosas de niños” porque por muy niños que sean las consecuencias son de adulto. 

N.A:Con mis mejores deseos este artículo se lo dedicó a Rosa Ayuso López.

lunes, 25 de mayo de 2015

Ser o no ser utilizado

     Siempre hemos vivido en una sociedad en la que nos interrelacionamos de manera casual o voluntaria con otras personas que nos rodean y con quien nos cruzamos. Eso supone un esfuerzo en el que tratamos siempre de sacar nuestro mejor perfil, porque el ser humano a no ser que sea un huraño de nacimiento, trata siempre de agradar a sus semejantes y poner el lado bueno.

     Hay veces que eso se hace con mucho agrado, pero otras el esfuerzo pueden llevar a dos caminos, tratar de acomodarte a esas nuevas relaciones o acabar con un gran dolor de cabeza porque empiezas a no ser la persona que eras. Y aunque no se quiebren tus principios, pero empiezas a cuestiónarte cosas que nunca habías pretendido cuestionar. Y lo que nunca me he cuestionado es que no se puede caer bien a todo el mundo, y aquella persona que lo intenta, al final queda mal con quien posiblemente menos se lo merezca o mas sensible sea.

     Es cierto que a mi no me cuesta ser agradable con las personas y soy optimista, con lo que para mi no es cuestión de hipocresía tener un trato amable con mi entorno. Pero también noto estupendamente cuando alguna persona es amable pero es por interés. Que nunca he negado que la amistad tiene su punto de interés por ambas partes, pero es un toma y daca. El problema comienza cuando no se tiene tan claro que es lo que las personas quieren de ti, porque te puedes llevar alguna sorpresa.

     Cuando era pequeña odiaba que entre mis amigas existiera la típica competencia entre quien era mas amigo de quien o quien era el confidente de quien, para luego usar esa confianza en beneficio propio y siempre había alguien mas listo que se aprovechaba dando coba por un lado y por otro, hasta conseguir lo que les interesaba, haciendo incluso que por ser amigas algunas cambiaramos nuestra forma de ser para luego sentirnos traicionadas.

     Que eso ocurra cuando eres pequeña o adolescente tiene un pase, pero si esto ocurre en la vida adulta y te da la sensación de que te han utilizado, es cuando empiezas a pensar que hay algo que "huele a podrido en Dinamarca"

     Siempre esta la opción de achacar la reacción a un pataleo puntual o a la envidia por no ser reconocida la amistad, pero si una cosa tengo muy clara de toda mi vida es que la envidia no está entre mis cargas personales y que aunque todos necesitamos una palmada en la espalda porque somos humanos y tenemos días malos, hay palmadas en la espalda y reconocimientos que son el caramelo envenenado del día a día, o te puede dar la vena vanidosa, pero para eso tenemos siempre el recuerdo de la historia. Cuando algún general o emperador romano celebraba algún triunfo siempre iba al lado alguien que le decía "recuerda que eres mortal".

    Mi parte buena quiere pensar que todo ha sido un mal entendido, pero mi antena de toda la vida sabe perfectamente que no. He recibido varias señales y las he dejado standby hasta que casi ha saltado la liebre. Como un guión de una película se lo que va a pasar, y el final sera una estupenda retirada a los cuarteles de invierno y lo gracioso es que no me da pena, pero me fastidia que me utilicen aunque me vuelve a resultar divertido que cuando otros van yo hace tiempo que he vuelto. Y sobre todo lo que me hace sentirme mal es que en algún momento llegara a pensar que esa forma de ser realmente es cristiana, puede que lo sea, pero no es mi cristianismo y como nadie es perfecto nadie puede decir que como soy, pienso y actuó es mejor ni peor, pero lo que si se, que el mal sabor de boca que deja indica que algo no esta bien, yo he analizado mi parte, ahora espero que esas personas que utilizan a otras usando buenas palabras y mucho jabón piensen el daño que pueden hacer con su actitud. A mi me ha tocado de refilón, pero a quien le toca de lleno, le hace mucha pupa.
   

domingo, 24 de mayo de 2015

Iniciando mi singladura



     Empiezo una nueva aventura, y como muchas en mi vida ha sido gracias a un empujón de una persona que sin saberlo ha soltado las amarras que tenía en mi puerto, seguro y escondido. En realidad ayer fue una jornada de reflexión previa a las elecciones municipales, en las que se reflexionó entre mi circulo de amistades y amigos de todo menos de politica.  Y he tomado la decisión de abrir este blog donde exprese mi opinión sin un corsé por si puedo molestar a alguien, porque en realidad escribo para mí, no para nadie concreto, aunque agradezco esos apoyos, opiniones y discrepancias que manifestais en mi facebook y que podréis seguir haciendolo siempre porque seguramente por mi genética me encanta una buena tertulia con personas que tenga un buen fundamento y una buena cerveza.

     Dicen que viajar abre mucho la mente y aunque he viajado, he salido poco de las fronteras de mi país, pero tengo tres ventajas que para mi han suplido esa limitación, el tener amigos en otros paises, leer mucho y hablar con personas de lo mas variopinto a lo largo de mi vida, con lo que he podido discernir y crearme un opinión muy personal desde muy pequeña. Muchas de las cosas que pienso ya las tenía formadas con 14 años de edad y lo que ha ido cambiando ha sido mi respeto hacia las opiniones diferentes a la mía que ha aumentado, también ha aumentado mi curiosidad para conocer porque el tiempo pasa y junto a estas dos,  mi prudencia.

     Pero esa prudencia a veces juega malas pasadas. Se es prudente para no molestar y eso te lleva en algún momento a empezar a ponerte un corsé que te oprime. Mientras que ves como otras personas te llaman a "capítulos" para que no publiques libremente tu opinión y entonces te planteas muchas cuestiones.

     Tengo suficiente coeficiente intelectual como para tener una opinión bien formada y estoy abierta a discusiones enriquecedoras, pero no tolero una "ley mordaza" en mi casa, y cuando digo mi casa, digo mi facebook y ahora mi blog. Admito puntos de vista diversos fundamentados, pero que me digan que por pertenecer a un grupo determinado no puedo criticar a uno de sus miembros cuando veo que su trayectoria deja mucho que desear, pues va a ser que no.

     Yo estoy en este mundo para muchas cosas, pero no es ninguna bailarle el agua a nadie, cuando cumplí los 40 dije que no me tragaba ningún sapo ajeno y precisamente a personas que desconocen ciertos temas no les admito criticas destructivas, yo ya estoy en un periodo de mi vida en el cual si pertenezco a un grupo y lo conozco bien, si algo hace mal lo criticaré y manifestaré mi descontento apoyando y fomentando con mis limitaciones la difusión de cualquier acción para que mejore ese grupo, sea cual sea, pero sobre todo dedicare mi tiempo y esfuerzo a la sociedad a la que pertenezco y a la Iglesia en la que profeso mis creencias.

     Ambos grupos están en mi punto de mira, porque ni voy a mudarme a otro planeta o hacerme ermitaña, ni voy a cambiar de creencias. E igual que criticamos lo malo de la sociedad en la que vivimos y tratamos de educar a nuestros hijos buscando ejemplos de figuras dignas de imitar, lo mismo voy a hacer con la Iglesia, porque tengo una gran responsabilidad ética y moral, mis dos hijos son lo mas importante y el resto me trae sin cuidado.

     Bienvenidos y bienvenidas a mi blog el cual publicaré en mi facebook para que podáis opinar libremente pero de forma constructiva, con un diálogo pero no mandándome callar porque sea o no miembro de un grupo.