Páginas vistas en total

sábado, 21 de noviembre de 2015

Desinformando



     A una semana del atentado de París va llegando el momento de hacer reflexiones con la mente más fría y analizando el tema de una forma más alejada sin dejarnos influir por el "calentón" del momento.

     Pero pese a haber pasado una semana, no es tan fácil sustraerse a los calentones, ya que todas las redes sociales y noticias en general se están encargando de atizar más el ambiente, dando lugar a que sea muy difícil hacer reflexiones sin estar influenciado por lo que oímos y leemos.

     Lo que si me he dado cuenta es que las personas, seamos de la ideología que seamos, somos TODOS partidistas, por no decir racistas y para muestra varios botones.

     Tras el atentado de París, muchas voces se han levantado acusando de que a los muertos de la capital francesa se les da más valor que a los muertos en Nigeria, Afganistan o Siria. Y totalmente cierto, pero vamos un paso más allá.

     Se ha compartido por la red estos días una foto junto con el comentario de una matanza en Siria de niños por un bombardeo francés, diciendo que esta matanza no se ha condenado igual que la de París.

     Para empezar, esa matanza es de una noticia del 2013, y tal vez lo único cierto es que es en Siria, pero a partir de ahí cualquier relación con la actitud belicista francesa es una autentica manipulación descarada (es fácil saber de cuando es la imagen buscando la fuente, pero no es este artículo el sitio para explicarlo)

     Pero en cambio muchas personas que han colgado esa foto, no se han molestado en colgar su repulsa sobre el secuestro y matanza en Bamako un hotel de la capital de Mali, será porque los muertos muchos eran trabajadores extranjeros y los trabajadores autóctonos malinenses no deben de contar. Se justificará porque Mali fue colonia francesa, también sus vidas valen menos que las sirias.

     Junto con ésto, en Israel se suceden día si y día no, atentados en las que mueren tanto palestinos, como judíos o algún turista, y algunos de los palestinos son pacíficos ciudadanos no musulmanes o musulmanes. Pero esos atentados no se condenan con la excusa del trato que sufren los palestinos en Gaza (eso sí, curiosamente nunca se habla de Cisjordania, algún día dedicaré un artículo también a ese tema, pero investigarlo, ahí os lo dejo)

     En resumen, condenamos la actitud del europeo que no alza su voz contra los atentados y matanzas fuera de las fronteras europeas, ya que parece que considera que los muertos de otros países son de segunda o tercera clase, pero nosotros mismos no condenamos los muertos judíos, palestinos y extranjeros que los terroristas de Hamas y Hizbulah producen con sus atentados.

    Pues aquí o condenamos TODOS los atentados y consideramos que todos los muertos por actos terroristas, sin justificar de ningún modo el motivo que tenga el terrorista para realizarlo o vamos a dejarnos de tonterías o hipocresías y reconozcamos que hay muertos que nos son mas "simpáticos" o afines, como queramos llamarlo.

SHALOM, SHAVUA TOV.

sábado, 14 de noviembre de 2015

JE SUIS PARIS


     Lamentablemente esta vez "Nous sommes París", por el mero hecho de haber estado sentados en una terraza de un bar o disfrutando de un concierto en la noche parisina podríamos haber engrosado la lista de las víctimas del atentado de París. Pero eso no nos debe de "arrugar" pese a todo, porque de algo hay que morir y lo que no vamos es a escondernos en un agujero porque es lo que quieren, encerrarnos en jaulas y madrigueras.

     Y gracias a Dios las buenas almas de París se han movilizado usando las redes sociales para ayudar a todas aquellas personas que se han visto envueltos en esta situación.

     Ahora cuando pase la conmoción y seguro que antes de enterrar a los muertos empezará el segundo problema, saltaran las primeras voces críticas hacia la entrada de inmigrantes sirios y mas aun cuando parece ser que "oportunamente" ha aparecido un pasaporte sirio en uno de los terroristas muertos. Estos asesinos o han estudiado en universidades en la misma Francia o han venido en primera clase y han vivido cómodamente en París mientras han estado organizando el atentado. Habrán disfrutado de los mismos bares, calles y luz de París que han disfrutado los muertos y heridos en el atentado. Pero a ellos les da igual, como les da igual, la cárcel, la cadena perpetua o la pena de muerte, quien está dispuesto a autoinmolarse y llevarse por delante a personas que no piensan como ellos están por encima de nuestro código penal.

     Podemos llegar a pensar que la situación  la hemos ido guisando a fuego lento con nuestro egoísmo occidental, pero me niego a justificar una masacre entonando el mea culpa. Puede servir para entender el lavado de cerebro que sufren los terroristas, pero no justifica de ningún modo la acción que hemos vivido.

     No soporto a esos periodistas que quieren justificar las acciones hablando del holocausto palestino en los territorios ocupados, cuando lo mas seguro que hagan periodismo de redacción y lo mas próximos que han estado de Palestina es cuando se han colgado el pañuelo del mismo nombre. Y sobre todo porque a estos terroristas les importa poco la vida tanto de palestinos como de occidentales. En este tipo de atentados no caen solo franceses católicos, pero claro, son sus "mártires" también, son los mal llamados daños colaterales que decimos en occidente.

     Vamos a hablar de paz y respeto, pero también vamos a hablar de defender nuestros buenos valores culturales, religiosos o no religiosos, nuestras buenas costumbres, nuestra buena forma de pensar y actuar. Y yo no voy a hablar de defenderlo con armas, porque la violencia engendra violencia, pero ¿hasta dónde llegará el limite de nuestra defensa? ¿hasta donde nos pueden manipular o nos vamos a dejar manipular en nombre de la defensa de nuestra vida occidental?

     Yo sé que mi cultura tiene muchos fallos y genera muchos errores y muertos, estoy dispuesta a luchar porque sea mas solidaria, pero no pienso vivir de rodillas en aras de los que unos llaman erróneamente "tolerancia" palabra que cada día veo mas vacía. Muchos nos golpean con el mastil de la bandera de la tolerancia, pero no toleran ni respetan mis ideas, muchos me abofetean con la bandera de la tolerancia pretendiendo que cambie mis creencias religiosas, que mis hijos no celebren la Navidad, no coman cerdo o no vivan la Semana Santa porque molesta a una minoría que no representa a la cultura musulmana.

     Nadie me va a acusar de intolerante o inculta porque tenga miedo cuando me cruce con un ser humano cubierto con un buka o un nijab, cuando diga que yo quiero que se vea su cara y apoyo aquellas leyes que obligan a no llevar la cara cubierta. Nadie me va a llamar racista cuando pida que si yo cuando voy a sus países tengo que acatar unas leyes mucho mas injustas que las nuestras, en nuestros paises europeos ellos cumplan las nuestras, y en sus casas y vida privada que hagan lo que quieran, pero en su vida publica sigan nuestras normas.

     No voy a permitir que nadie me venga con la excusa ñoña de que esas mujeres si no salieran así a las calles sus maridos no las dejarían salir, aquí en Europa se ha luchado mucho por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y queda un gran camino, por lo tanto si nosotros lo hemos logrado, que esas mujeres luchen, si hay que apoyarlas se las apoya, pero flaco favor se hace que para que estén en Europa les permitamos no que se integren y buscar un punto medio entre las diferentes culturas, sino que miremos para otro lado y mantengamos el nivel de ignorancia y esclavitud de muchas de esas personas.

     Ahora va a ser un día duro para muchas personas musulmanas que llevan años ganándose a pulso su hueco en Europa, y mucho mas duro para aquellos que han llegado huyendo de la guerra y se la encuentran en la puerta de su casa. Para mi todos aquellos que sean de la cultura, religión y costumbre que sean, pero condenan el terrorismo serán bienvenidos y se que hay muchos. Pero tendrán también que perdonar nuestro miedo mientras enterramos a nuestros muertos, que también son suyos, porque aquí no se libra nadie, todos somos objetivos.


Descansen en Paz y nos protejan desde donde estén porque lo vamos a necesitar.

     
     

domingo, 8 de noviembre de 2015

Gestión empresarial



     Hoy en día cuando alguien decide abrir un negocio o crear una empresa nos encontramos con jóvenes emprendedores que suelen haber estudiado carreras como económicas, empresariales, realizado algún módulo relacionado con el tema o a veces son personas que han tenido la fortuna de trabajar en empresas familiares, con lo que podemos decir que echaron los dientes dentro del mundo de los negocios.

     Algunas veces estas nuevas empresas que surgen lo hacen de la mano de dos socios, los cuales asumen las responsabilidades compartidas o se reparten responsabilidades para desarrollar las funciones según su cualificación.

     También cuando accedemos a un puesto de responsabilidad, una licencia de armas o incluso para ser dueños de un perro de los catalogados peligrosos, nos hacen test psicotécnicos o psicológicos para evaluar nuestras capacidades.

     Y todo esto nos parece de lo mas normal y lo más lógico para iniciar un proyecto empresarial, junto con estudios de viabilidad y mercado y cuando empieza la nueva aventura esperamos estar bien preparados. Puede ser el gran proyecto de nuestra vida y hay que iniciarlo con unos buenos cimientos y una buena formación, hacer lo contrario supondría que muchas personas dijeran que estamos locos, que nuestro proyecto empresarial está abocado al fracaso y que no van a dar un duro por nosotros. Y seguro, seguro, que si pertenecemos a una familia de empresarios de éxito, nos llevaríamos algún aviso por su parte y tratarían de convencernos de desechar la idea hasta no tener todo bien clarito.

     Un día conocemos a alguien que consideramos después de un tiempo razonable que va a ser la persona con la que queremos compartir nuestra vida y fundar un gran proyecto que es una familia, un proyecto que queremos que nos dure toda la vida. Nadie se casa pensando que su proyecto va a terminar en meses o unos pocos años después.

     Y ahora viene la gran pregunta ¿nos preparamos para este gran proyecto?, pues la verdad que NO, en mayúsculas y negrita. Nos preocupamos de donde vivir, como rellenar nuestra casa para hacerla acogedora, preparamos el banquete, las invitaciones, el viaje, los detallitos, la ceremonia y luego ¿qué?.

 Luego "rien de rien", nada de nada, a la aventura suicida. El París-Dakar está mas organizado y planificado que nuestra vida matrimonial.

     No existen cursos formativos para gestionar este tipo de empresa, existen unos cursillos prematrimoniales, que nosotros hicimos, pero que con cariño, no valen para nada, son un mero adoctrinamiento en los que la Iglesia católica se lava las manos a nivel conciencia, pero que son de una manifiesta inutilidad. En cinco o seis sesiones se pretende sentar las bases de toda una vida.

     Después de 20 años de convivencia, y usando a lo largo del tiempo la lógica, el ensayo (error-acierto) y viendo lo que nos rodea he llegado a la conclusión de que es normal que existan tantos divorcio. Asumimos una empresa que nos viene grande y no nos preparamos, no tenemos interés en hacerlo pues nos basamos en una idea ñoña del amor, al que se sobreestima mucho en este caso y que pensamos que esa mínima base va a sustentar nuestra vida en pareja de por vida. Y en cuanto entran las dificultades y los desajustes por la puerta, el amor salta por la ventana. O sencillamente comienza la producción de la empresa, nacen los hijos, que suponen una cuña entre la pareja nada malo, pues es lógico, pero que hay que tener en cuenta.

     Podéis pensar que banalizo a la familia con una empresa ya que la familia está fundamentada en cariño, amor (palabras ñoñas y vacías si no tienen mas fundamento), pero os digo que muchas empresas están fundadas en ese mismo amor y cariño y con unas bases más solidas.

     Me acuerdo una vez que una amiga dijo  "si, ya llevamos tres meses y tenemos asentado nuestro matrimonio", mi marido y yo nos miramos y con un leve movimiento de ceja nos entendimos, "no les queaba na", como diriamos en Cádiz. Nosotros ya llevábamos años casados y un niño en el mundo, nos quedaba mucho camino que no sabíamos pero intuíamos.

     No se como se podría plantear el tema de las familias, porque desde luego que sea obligatorio es para nada y sobre todo en España, pero lo que está claro que con la nula formación que tenemos en el tema familiar cada día estamos mas abocados a que tengamos fracasos matrimoniales e hijos con pésima educación, porque lo uno lleva a lo otro.

     Desde luego la experiencia que muchas parejas que después de los años y las dificultades mantienen su compromiso de mantener su vida en común seria un buen puntal para aquellas que empiezan o para aquellos que comienzan a tener dificultades por la convivencia o tienen dudas sobre el buen funcionamiento del matrimonio e incluso para aquellos que llevan años y entran en una monotonía, que si bien en si no es mala, pues el reposo del guerrero pero que un empuje con nuevos proyectos o alicientes viene bien, porque sino el tiempo pasa y al final convivimos con un desconocido y se supone que te has casado con tu mejor amigo, no con tu enemigo.

     Mi marido como es prudente dice que tampoco somos los mas indicados para hablar, y la verdad que pienso que si, que los que llevamos ya un bagaje y una experiencia y hemos salido de varias cosas podemos ayudar bastante bien, pero no dando consejos, porque luego cada uno que haga de su capa un sayo, pero si escuchando a aquellos matrimonios que se encuentran en dificultades y no saben por donde pueden avanzar. Un oído a tiempo siempre puede ser bienvenido y hablar de estos temas aclaran muchas veces las ideas.

     Usemos el sentido común, que es el menos común de los sentidos y busquemos ayuda, porque igual que hay asesores de empresas, hay asesores matrimoniales, igual que hacemos cursos de reciclado para nuestro trabajo, hagamos lo mismo para nuestro matrimonio. Creo que es una buena inversión.

Shavua Tov, buena semana.